En un mundo ideal tendríamos un control total sobre el tipo de enlaces que apuntan hacia nuestras webs. Hasta que no sea el caso, hay que que aceptar que cualquier página en cualquier momento puede mandar un enlace hacia cualquier otra. Este enlace pertenecerá a una de las siguientes categorías:  

  1. Enlaces de calidad para SEO.
  2. Enlaces neutros que no son excesivamente buenos, pero tampoco son nocivos para tu página web.
  3. Enlaces dañinos que bajo ningún concepto quieres que formen parte de tu perfil de enlaces.

Mientras que los enlaces de calidad ayudan a que tu página suba en los resultados de búsqueda y los neutros hacen que tu perfil de enlaces sea natural y variado, los enlaces dañinos son potencialmente peligrosos para tu web. Hoy te explicamos por qué y cómo eliminarlos y así evitar penalización por cantidad de enlaces perjudiciales.

¿Qué son y por qué es importante eliminar enlaces peligrosos?

Los enlaces tóxicos son enlaces que afectan la calidad de una página web a ojos de Google al no respetar sus directrices de calidad. En algunos casos, los enlaces que se consideran tóxicos o bien pueden ser dañinos de por sí o provenir de las páginas que infringen las directrices de calidad de Google. Por ello, a la hora de analizarlos, es importante mirar con lupa tanto el enlace como la página de la que proviene. 

Según las directrices de Google, deberíamos evitar los enlaces que provienen, entre otros, de los dominios que:

  • Contienen contenido generado automáticamente: Por ejemplo, las webs cuyos textos que no tienen sentido para el usuario pero que contienen muchas palabras clave o traducciones automáticas.
  • Participan en esquemas de enlaces: Google no ve estas páginas con buenos ojos, ya que su objetivo consiste en manipular los resultados de búsqueda.
  • Están llenos de contenido no original, de baja calidad o con keyword stuffing: Las webs que contienen el contenido robado de otros sitios, que no aporten calidad y que contengan demasiadas palabras clave tampoco están bien vistas por Google.
  • Contienen texto y enlaces ocultos: Google ve estas prácticas como un intento de influir de manera artificial en los rankings y lo penaliza.
  • Donde aparezcan redirecciones engañosas: Esto ocurre cuando en una página hay enlaces que redirigen al usuario a otras páginas no solicitadas por él. Normalmente suelen ser de dudosa calidad y seguridad.
  • Tiene el índice de spam elevado o demasiada publicidad: Una gran cantidad de spam para Google es una señal de baja calidad y de mala experiencia de usuario.

Teniendo en cuenta solamente estos pocos ejemplos, está claro que no te interesa que tu página web reciba este tipo de enlaces artificiales y dañinos. Lo que es más, el exceso de enlaces tóxicos apuntando hacia nuestra página web puede conllevar una penalización manual por parte de Google. Esto significa que si no haces nada al respecto, además de perder mucho tráfico desde Google, tu página podría desaparecer por completo de los resultados de búsqueda de Google. Antes de que esto ocurra, mejor pensar en una limpieza de enlaces SEO.

¿Cómo hacer un análisis de enlaces tóxicos paso a paso?

Antes de decidir qué enlaces pueden perjudicar tu web y cuáles no, es necesario analizarlos con mucho detenimiento. Como verás a continuación, eliminar enlaces a lo loco tiene consecuencias muy graves para tu web. No es una acción que se pueda realizar a la ligera. 

Estos son los pasos a seguir a la hora de detectar los enlaces tóxicos:

1. Descarga todos los backlinks que apunten hacia tu página web. Para ello puedes utilizar el propio Google Search Console o herramientas externas como Ahrefs, MOZ o SEMRush. 

2. Haz un análisis exhaustivo de tu lista de enlaces y de las páginas web de las que provienen. 

    1. ¿Las páginas que te enlazan contienen mucho spam? 
    2. ¿Qué Autoridad de Dominio (DA) tienen?
    3. ¿Son páginas seguras?
    4. ¿Son granjas de enlaces?
    5. ¿Cuántos enlaces mandan hacia tu página? ¿Es un número sospechosamente elevado?
    6. ¿Cuántos enlaces mandan hacia otras páginas? ¿Son webs de temática relacionada a la tuya?
    7. ¿Dónde están situados los enlaces? ¿En el texto? ¿El footer? ¿La barra lateral?
    8. ¿Qué anchor text utilizan para enlazar a tu página? 
    9. ¿Son páginas en el mismo idioma que el de tu web? Si no ¿son del mismo sector?
    10. ¿Cuentan con contenidos relacionados con temas como: póker, drogas, pornografía, violencia, viagra, etc?
    11. ¿Tienen contenido artificial o de baja calidad?
    12. ¿Participan en algún esquema de enlaces?

3. Marca en rojo los enlaces tóxicos que quieres eliminar y en verde los enlaces de calidad que mejorarán tu SEO. 

Un truco extra: si haces tu análisis en una hoja de Excel, una vez marcados los enlaces, los puedes filtrar por color y así tener todos los enlaces tóxicos y los enlaces de calidad en un sitio. 

El análisis de backlinks tóxicos es diferente en cada sector

Antes de pasar al siguiente punto, nos parece importante señalar que la limpieza de enlaces puede ser un poco diferente según cada sector. Por ejemplo, en el sector automóvil, habrá que analizar y evaluar muchos foros de coches y de motos. Mientras que en el sector de cosmética o salud tendremos muchos blogs de estilo de vida que hay que analizar muy detenidamente en cuanto al índice de spam. En el sector de viajes por otro lado, encontraremos mucha cantidad de enlaces provenientes de dominios extranjeros que también habrá que analizar. 

Sin duda alguna, hacer un análisis de enlaces es un proceso trabajoso que se tiene que hacer uno por uno y manualmente. Requiere mucho tiempo, sobre todo, si el número de los enlaces a analizar es elevado. Aunque los propietarios de cada página lo pueden hacer por su cuenta, siempre es recomendable contar con ayuda de una agencia SEO, ya que es un proceso muy delicado que requiere mucho conocimiento y mucho cuidado. 

¿Cómo eliminar enlaces tóxicos?

Para eliminar enlaces tóxicos, tienes que contactar con la persona que administra la página web en cuestión y pedirle que los retire. Puede que tengas que enviar varios emails y recordatorios para alcanzar tu objetivo, pero el esfuerzo vale la pena.

Es importante que el email desde el que contactas con el webmaster esté vinculado a tu dominio. Para que nadie te tome por un impostor que intenta llevar a cabo alguna acción de seo negativo.

Por supuesto, asegúrate siempre de que el enlace haya sido eliminado de verdad. No de inmediato, para dar a las herramientas un margen de tiempo para actualizarse.

Esta es la única forma de eliminar backlinks tóxicos. ¿Qué hacer si no hay manera de contactar con el webmaster? O peor aún…¿cuándo el webmaster se niega a quitar los enlaces hacia tu web? El último recurso es la desautorización de los enlaces a través de la herramienta disavow de Google.

¿Cómo desautorizar enlaces tóxicos en Google Search Console?

Si tras varios intentos, te resulta imposible contactar con el webmaster de una página, tienes a tu disposición una herramienta de Google llamada Disavow. Es tu aliado a la hora de hacer la limpieza SEO. 

La desautorización de enlaces: reglas básicas

Crea un archivo de texto codificado (UTF‑8 o ASCII de 7 bits). Lo puedes hacer en un bloc de notas. Lo importante es que el archivo esté en formato .txt. En este archivo pondrás los dominios y las URLs que quieren desautorizar.

La herramienta disavow te permite desautorizar tanto un dominio como una URL en concreto. Si quieres añadir algún comentario, acuérdate de poner el símbolo del # antes para que Google lo ignore a la hora desautorizar los enlaces.

¿Cómo desautorizar un dominio?

Pon los dominios en tu archivo disavow sin espacio y sin subrutas (como por ejemplo: dominioquequieresdesautorizar.com/fr). Abajo verás cómo hacerlo de forma correcta:

¿Cómo desautorizar una URL?

A veces, en vez de desautorizar el dominio entero, necesitamos aplicar el proceso a una URL en concreto. Si es el caso, simplemente pega la URL entera en tu archivo disavow:

Las herramientas como SemRush o Ahrefs que te proporcionan una lista de enlaces a veces pueden mostrarte el mismo dominio en versión con y sin www. A la hora de preparar tu archivo disavow, asegúrate de eliminar estos duplicados si vas a desautorizar un dominio entero.

Si vas a hacer el proceso de desautorización más de una vez, recuerda que cada vez que subas un documento .txt nuevo, éste anulará los datos subidos anteriormente. Por ello, en vez de crear nuevas listas, la solución está en ir actualizando el mismo documento.

El proceso de desautorización no es inmediato. Google puede tardar varias semanas en terminar el proceso. Además, es interesante tener en cuenta que los enlaces desautorizados seguirán formando parte del informe de enlaces que genera Google Search Console.

Una vez tengas tu archivo disavow listo, conéctate a tu Google Search Console y súbelo a través de este enlace: https://www.google.com/webmasters/tools/disavow-links-main

Conclusiones

Saber por qué y cómo eliminar enlaces tóxicos es crucial para tener más control sobre los enlaces entrantes y por consiguiente posicionar mejor o, en algunos casos, actuar contra una penalización manual. Además, un buen perfil de enlaces es una base perfecta y a la vez, un elemento imprescindible para evaluar si y qué estrategia de linkbuilding será la más adecuada y más provechosa.  

¿Cómo llevas la limpieza de enlaces SEO en tu web?