Qué es la fatiga de anuncios

Seguro que muchos de vosotros ya habrán escuchado hablar de la fatiga de anuncios, también conocida como fatiga publicitaria o ad fatigue en inglés. Si no estáis familiarizados con este término, la fatiga de anuncios en campo publicitario describe la cansancio por parte del público al ver muchas veces el mismo anuncio a lo largo de un cierto periodo de tiempo.

Si os fijáis, el concepto de fatiga publicitaria no pertenece exclusivamente al mundo digital. ¿Cuántas veces, viendo la televisión, os habrá salido por la enésima vez el anuncio de tal champú o tal modelo de coche que ya conocéis de memoria y habéis pensado: ‘Pfff, que aburrido, aquí vamos otra vez’?

Pues bien, vosotros mismos habéis sido afectados por la fatiga de anuncios.
Un ejemplo muy recurrente de fatiga publicitaria en el mundo digital son las campañas YouTube de Clearblue promocionando sus tests de ovulación.

Por qué la fatiga de anuncios es un tema importante en el marketing digital

Queda claro que se trata de un aspecto muy importante en el ámbito de la gestión de nuestras campañas. Si los usuarios se cansan de nuestros anuncios, perderán interés en lo que estamos promocionando.

Está estadísticamente probado cuando los usuarios se cansan de ver siempre el mismo anuncio, se registra una disminución de los clics y en consecuencia de las conversiones.

Cómo se detecta la fatiga publicitaria

Tal y como comentamos antes, la directa consecuencia de la fatiga de anuncios es una bajada de CTR, clics y conversiones. Esperar a que se verifiquen estos sintomas sería naturalmente demasiado tarde. Tenemos que ser capaces de prever el problema con antelación.

¿Cómo detectar entonces si la fatiga publicitaria puede estar a punto de afectar nuestras campañas?

En Facebook podemos utilizar la métrica de la frecuencia, que nos revela el número de veces que el mismo usuario ha visto el anuncio. Si la frecuencia empieza a ser alta, tres o más en una semana, es probable que la ad fatigue esté amenazando el rendimiento de nuestros anuncios.

Las campañas en la red de display de Google también nos proporcionan este tipo de métrica, en este caso se llama ‘Frecuencia media de impresiones por usuario’.

Qué podemos hacer para evitar la fatiga publicitaria

La medida más obvia que podemos tomar para evitar la fatiga de los anuncios es cambiarlos con una cierta regularidad. No hay una regla exacta sobre cada cuanto tiempo hacerlo, depende de lo rápido que nuestras campañas lleguen a un número de frecuencia alto.

Hay que analizar este dato para establecer con qué frecuencia cambiar los anuncios.

Además de esta opción podemos también:

 

Alternar la programación con anuncios distintos

Una vez que tengamos dos tipos de anuncios distintos, podemos programarlos para que se publiquen en día distintos de la semana.

Esta medida nos permite ofrecer mayor variedad a nivel de mensajes e imágenes a nuestro público, limitando la fatiga publicitaria.

Hay que tener en cuenta que lamentablemente en Facebook esta solución es viable sólo usando un presupuesto total en nuestros conjuntos de anuncios. Se trata de crear dos conjuntos con distintas creatividades y programarlos para días distintos.

 

Alternar la imagen de fondo en las imágenes

No siempre es necesario cambiar totalmente las imágenes en nuestros anuncios. A veces solo es suficiente hacer pequeños cambios como el color de la imagen de fondo para refrescar la percepción que los usuarios tienen de nuestros anuncios, evitando así el ad fatigue.

Conclusión

La fatiga de los anuncios es un problema común a todos los anunciantes. Es importante monitorear este fenómeno y tomar medidas a tiempo. Y vosotros, ¿qué hacéis para evitar la fatiga publicitaria?