En los últimos años, hemos visto cómo la automatización, las pujas automáticas en Google Ads y el machine-learning se convertían en los protagonistas de las estrategias y la estructuración de cuenta. Las estrategias automatizadas de Google Ads han sufrido una gran evolución y perfeccionamiento, y cada vez son menos los gestores que siguen siendo reticentes a usarlas, y es que la automatización es una tendencia innegable no solo en Google Ads, sino en todas las plataformas PPC.

Sabemos que, en cada subasta, Google tiene en cuenta más de 200 indicadores para decidir el resultado que aparecerá en el SERP (dispositivo, género, edad, búsqueda hecha, hora del día, historial de búsquedas, etc, etc). ¿Cómo podríamos los gestores adaptarnos a tantas variables?

Estos cambios han hecho que antiguas estrategias, como el otrora omnipresente SKAG (Single Keyword Search Ads), se hayan sustituido poco a poco por estrategias más simplificadas, donde el volumen de data y las reglas automatizadas son los protagonistas a la hora de la gestión. La Royal Berl y la japonesa Hagakure, son nuevas estrategias surgidas como respuesta a este cambio de paradigma. ¿Quieres saber en qué consisten?

Royal Berl

  • Es una estrategia de campaña inteligente, orientada a bajar el CPA y maximizar las conversiones.
  • Consiste en trabajar con KW en amplia total (sí, sí, sin modificadores)
  • Estrategia de puja automática a “maximizar clicks”.
  • Esta estrategia hace que el sistema consiga el máximo tráfico posible, a CPCs muy bajos. La bajada en los CPCs reales, hará que los CPAs también se reduzcan.
  • Hay que tener cuidado con los presupuestos diarios. Si tenemos un budget diario demasiado alto, los CPCs pueden dispararse.
  • Por otro lado, la calidad de los clicks se maximiza, ya que el sistema descarta los términos de búsqueda poco relevantes, consiguiendo impactos muy long-tail, al tratar de conseguir el máximo número de clicks posible.
  • Debe convivir con otras estrategias, donde cubramos otros términos de búsqueda y usemos estrategias de puja que se adapten a nuestras necesidades empresariales.
  • Es una estrategia de campaña, no de cuenta. Aunque podemos aplicarla varias veces dentro de una misma estrategia de cuenta.

Hagakure

  • Estrategia basada en estrategias de puja automáticas de Google Ads y DSA.
  • La premisa básica es tener solo un grupo de anuncios para cada URL. Así se agruparían dentro del mismo adgroup palabras clave similares, que dirijan a la misma landing.
  • Cuando una landing o página de destino no tenga el volumen suficiente, se trabajará con estrategias DSA (Dynamic Search Ads), para cubrir términos de búsqueda de bajo volumen.
  • A partir de 12K impresiones mensuales ya podemos contar con volumen suficiente como para hacer una selección manual de palabras clave, dejando el DSA en un segundo plano.
  • Si tenemos objetivos similares (ya sea en base a CPA o ROI) para diferentes landings, se recomienda trabajar con estrategias de puja de cartera, agrupando así campañas y maximizando los datos de aprendizaje para el sistema.
  • La personalización de anuncios a través de funciones IF, inserción dinámica o llamada a los feeds de datos empresariales serán clave para maximizar el nivel de calidad de nuestras palabras clave, pero también mejorar la experiencia de nuestros usuarios.

Estos son solo dos ejemplos de estrategias automatizadas de Google Ads que recientemente se han convertido en de uso extendido para los gestores PPC. En cualquier caso, se apliquen o no, queda claro que el cambio de paradigma en la gestión de cuentas de Google Ads es innegable. 

La granularidad en las campañas, las concordancias más restrictivas y las pujas manuales conducían a estructuras demasiado grandes, inabarcables a veces, donde la optimización se hacía tediosa y la adecuación de pujas teniendo en cuenta esas más de 200 variables que comentábamos al principio, imposible.

Las estrategias automatizadas de Google Ads han venido para quedarse. Pero desde eStudio34 recomendamos tener cautela. Hacer uso de campañas inteligentes será útil si sabemos cómo hacerlo, y la mejor estrategia sigue siendo el pensar cada estructura de cliente de manera personalizada, atendiendo a las necesidades empresariales y, por supuesto, testeándolo todo. Sabemos que puede sonar complejo y trabajoso, pero… ¡Estamos aquí para ayudarte!